lunes, 22 de diciembre de 2008

Marie Noël

JACQUES DUTRONC: LA FILLE DU PÈRE NOËL
Elle s'appelait Marie Noël, je m'appelais Jean Balthazar


Esto no es un villancico, aunque lo parezca por el título. Dutronc fantasea con el encuentro entre la hija de Papá Noel y el hijo del Père Fouettard que en Francia es algo así como el hombre del saco, en este caso es un señor que azota a los niños (fouetter = azotar). En la canción los más avezados pueden detectar una frase preciosa que sirvió de título para una película francesa hará un par de años: De battre mon coeur s'est arrêté (de latir mi corazón se ha parado).

Uno de mis ídolos personales, Jacques Dutronc, hace un rocanrol cadencioso y original y como es una de mis canciones favoritas de todos los tiempos, la traigo como autoregalo:

- Porque compré este single milagrosamente a 3 euros el año pasado
- Porque seguimos igual de pobres que siempre
- Porque las Navidades están al caer
- Porque no se cumplen 23 todos los días (¿o eran 32?) :)
- Porque este fin de semana he sentido más cerca que nunca a la pequeña familia que son mis amigos. Y ríanse de los compañeros de trabajo.

Feliz día. Sonrían. :)

jueves, 18 de diciembre de 2008

Cóctel navideño

PERRY COMO: IT'S BEGINNING TO LOOK A LOT LIKE CHRISTMAS

Hoy una rapidita, que no tengo tiempo de ná.

Diciembre. Las luces (este año menos, que hay crisis y ahorro energético). Regalos de amigo invisible. Libertad de horarios para el pequeño comercio. Cenas de empresa. Cenas de amigos. Cenas. Cumpleaños. Lotería. Adornos en casa (¿tiramos el árbol?) Prisas de última hora para cerrar trabajos. Frío. Mucho frío. Qué bello es vivir. Mujercitas. Love actually. Villancicos, "sólo en inglés, por favor os lo pido". ¿Y qué le compro a mi amiga invisible, si no la conozco de nada? Un papá noel saxofonista. Controles de alcoholemia a todas horas. Por primera vez en 20 años, nochebuena fuera de casa. Por primera vez en años, más de 2 a la mesa. Por primera vez en mi vida, niños en la mesa de Nochebuena. Mazapanes. Descuentos. El año que viene me compro una bicicleta. Chocolate y cava, aunque me da dolor de cabeza. Mandar un regalo a Inglaterra me cuesta más que el propio regalo. Después de darnos el regalo de amigo invisible, haremos trueques, como manda la tradición. Creo que amañaré los regalos. Dulce alemanes en clase de alemán. En Nochebuena, a oir la radio en la cama. Más frío. Piscolabis navideño en el departamento. Vacaciones escolares.


Pues sí, parece que ya estamos en Navidad. Odio los villancicos, sólo escucho las versiones de los grandes americanos. Siempre me hacen llorar (pero en mi intimidad, no se crean). Judy Garland. Sinatra. Have yourself a merry little Christmas. La tía de George Clooney, Rosemary. Aquellos discos del Rat Pack cantando a la Navidad que compré en el aeropuerto, dos por uno.

Sí, it's beginning to look a lot like Christmas. :)

viernes, 12 de diciembre de 2008

Moda y meditación

UN PINGÜINO EN MI ASCENSOR: MODA Y MEDITACIÓN
Cien mil lamas meditan vestidos por Don Algodón


Tengo algunas canciones que he ido apuntando en una listita (sí, qué pasa, estoy enferma) que seguro nos van a deparar buenos momentos en lo que queda de año o en el que está por venir. Pero hoy he decidido improvisar con una canción que me encanta desde hace más de una década. La semana pasada he leído en un blog de la competencia un "interesante" dato sobre ella, una de esas anecdotillas ideales para tertulias entre frikis o conversaciones insustanciales de café.

Esta canción se incluye en el brillante segundo trabajo de Un pingüino en mi ascensor y en ella José Luis Moro (que hoy tiene en su haber todo un Premio Nacional de Publicidad) vuelca sus obsesiones, que de hecho impregnan todo el disco: el amor/odio a la publicidad, la importancia de la imagen en nuestra sociedad y cierta crítica socarrona a la superficialidad que impregna la vida de todos. Creo que una de las muchas cosas que diferencia a Moro de otros escritores de canciones, y sin duda es por esta diferencia por lo que yo lo amo, es que cuando se ríe de la sociedad, de nosotros, lo hace incluyéndose en el saco. Ya sé que parece lógico, si criticas la trivialidad del mundo irremediablemente debes verte reflejado en ella, pero aunque sea de Perogrullo, todos hemos oído esos textos soporíferos anti-sistema o pro-loquesea, en los que el denunciante siempre se mantiene al margen o más concretamente, un palmo por encima del suelo. Qué tranquilidad ¿no?, la de saber que nunca pisas la mierda de la que te ríes...

Bueno, reflexiones punzantes al margen, esta canción es la absurda (porque esa es otra, José Luis Moro nunca tiene pretensiones de nada) historia de un lama moderno, con ideas progresistas que descubre la redención en la moda y, una vez ha convertido a todo el "lamasterio", vuelve a los hábitos y consigue convertirlos en tendencia: el hábito no hace al lama pero favorece un montón. :'DD

Todo ello, a golpe de organillo y voz nasal, con un ritmo frenético, como no podía ser de otra manera. Y con referencias a la época: Pepe Barroso, Don Algodón, los paramecios... Nos encontramos de nuevo con Jota Jota, un personaje basado en un amigo fallecido del Pingüino, que ya protagoniza otra de las canciones de este lp. ¿El dato de tertulia? Ah sí, lo olvidaba. En 1985 Los Nikis, coetáneos y coleguillas de Moro, publicaban el hit Mi chica se ha ido a Katmandú en su mini lp Olaf el vikingo. En esta canción narraban la historia de la novieta (una chica muy punk con el pelo teñido de azul) que se larga al Himalaya a hacer yoga con los lamas. De manera que el Pingüino, en su historia de lamas fashionistas (uy, ¡esta palabra no existía entonces!) hace el siguiente guiño a Emilio, el cantante de Los Nikis: después de cuatro años por fin Emilio está contento, su chica volvió de Katmandú y le pidió perdón. Un guiño que he tardado 20 años en averiguar y hoy siento que se cierra un círculo. Un círculo de lamas, moda, meditación, publicidad y nostalgia ochentera.

Feliz (y pingüinero) lunes. :)

PD: Por las canas del Pingüino (y los kilos de Mario Gil) verán que la actuación es reciente, aunque suenan igual de frescos, en todos los sentidos. Lástima que este hombre sólo haga directos para entretenerse por discotecas madrileñas porque yo sería de las de gritar toooooodas las canciones en primera fila. Algún día llegará mi momento.

Un pingüino en mi ascensor: Moda y meditación
(El Balneario, 1988)




En el alto Himalaya reina la incertidumbre
porque en el Lamasterio hay un nuevo superior.
Es un lama moderno con ideas progresistas,
se llama Jota Jota, es un lama español.

Hoy se ha mirado al espejo
con su hábito marrón:
no se llega a ningún lado
con ropa de ocasión.

Esta Orden está en decadencia, voy emprender la reforma,
quiero una nueva imagen, quiero un nuevo color.
He enviado un telegrama a Pepe Barroso
viene en el vuelo de las siete con su nueva colección.

Búscame un jersey bonito,
me gusta ese pantalón,
dame algo que dé el cante
quiero llamar la atención.

Es un pájaro o es un avión?
No, no, no, no, no...
Cien mil lamas levitan
vestidos por Don Algodón.
Paramecios, palmeritas
moda y meditación.

John Lennon ya no canta, se operó de la garganta.
Los hippies se mudaron a una comuna en Alcorcón.
El yeti se ha rehabilitado, ya no asusta a nadie,
se ha ofrecido de guía a la última expedición.
Rajib Ghandi en su palacio
sonríe con satisfacción,
esto va a atraer turismo
qué gran inversión.

Después de cuatro años, por fin Emilio está contento,
su chica volvió de Katmandú y le pidió perdón.
Y Jota Jota-Esquilache se contempla en el espejo:
el hábito no hace al lama, pero favorece un montón.

Enviados especiales,
corresponsales de televisión,
se han convertido al budismo
creen en la reencarnación

¿Es un pájaro o es un avión?
No, no, no, no...

martes, 9 de diciembre de 2008

Sólo para vegasmaníacos

NACHO VEGAS: DRY MARTINI S.A.

Hoy es el 34 cumpleaños de Nachete Vegas, que el día 1 publicó su último trabajo, El manifiesto desastre. Me quería tomar unos días para hablar de este disco, que estaba esperando con bastantes ganas y que no diría que ha supuesto una decepción total, pero sí en parte. Para mí los mejores trabajos de Vegas son Actos inexplicables y Desaparezca aquí, aunque considero que el Cajas de música difíciles de parar tiene temas enormes y la colección de eps, singles y discos conjuntos que ha publicado, también contienen grandes joyas.

El problema que le veo a El manifiesto desastre es quizás su falta de solidez. No es un trabajo rotundo, con una línea argumental, de esos que escuchas una y otra vez para llegar a asimilar. Aquí lo escuchas una y otra vez para saber con qué temas te quedarás y cuáles descartarás en sucesivas ocasiones. Me huele un poco a batiburrillo de cosas ya hechas, nada por aquí, nada por allá, voilà... Por ejemplo, el tema que lo cierra, Morir o matar, ante el que crítica y fans se han arrodillado y lo consideran un nuevo Ocho y medio, para mí es un ladrillito con buenos momentos y sobre todo, es el deseo de hacer otro Ocho y medio o En la sed mortal pero sin la espontaneidad de aquellos. Vamos, que parece que alguien le haya dicho a Nacho que se curre una cancioncita densa, que eso le funciona.

Por lo demás, preciosa y muy tarareable Crujidos, aceptables Nuevas mañanas, Mondúber y Desastre manifiesto, curiosa la ranchera En lugar del amor y me sobra Lole y Bolan. Digámoslo claramente, que no es la primera vez, me sobra Christina Rosenvinge, sus coros angelicales en Junior Suite, su pose, sus eses arrastradas... ¿Alguien lo dudaba?

El otro problema de este disco es que empieza con Dry Martini S.A. y a mí ésta me parece una canción enorme. Quizás no sea el mejor Nacho pero creo que supera con creces el resto del disco y claro, te ponen la miel en los labios y luego te la quitan, y no precisamente dándote un beso. En este tema, Vegas cuenta una historia muy triste, de un tipo que bien podría ser el que miraba la gotera para no pensar en Ocho y medio, un solitario que sólo se siente acompañado por la mujer a la que ama cuando practican el sexo. Frases más que memorables, un poquito de humor (nos quedará, menos mal, dry martini sexo anal) y esos coros que tanto le gustan al asturiano, con mensajes susurrados (quererte es atrapar con las manos el aire, quererte es como obrar un milagro).

Todo sea dicho, el disco me gusta y le concedo todavía muchísimas escuchas, pero queda muy lejos del Vegas que me electrizó con otros textos.

En cualquier caso, felicidades, campeón. ;)

Nacho Vegas: Dry Martini S.A.
(El manifiesto desastre, 2008)


miércoles, 3 de diciembre de 2008

Días de frío

COOPER: STEPH
Sale Steph a pasear, tan dulce que hasta duele


Una canción diminuta, perdida entre los singles con los que nos deleita Alejandro Díez cada cierto tiempo, y sin embargo una joyita cálida e ideal para tararear en estos días de frío.

Cooper decidió hace unos años no publicar ningún lp más, sino singles con varias canciones que el bueno de Alejandro mima muchísimo. Reconozco que el sistema es incómodo para sus seguidores pero responde a un espíritu de coherencia y además, nada de lo que haga este hombre me puede parecer mal.


Guárdame un secreto es el penúltimo lanzamiento del leonés, con una portada que resume su amor al cine, a los 60 y a las francesitas como Catherine Deneuve, guapísima en esta imagen. Steph es la canción que más me gusta de este trabajo y estos días de carretera he intentado memorizarla compulsivamente para cantarla con devoción en el próximo concierto de Cooper. La historia de una francesa, Stéphanie, llamada cariñosamente Steph (los franceses lo abrevian todo), que roba el corazón del protagonista y lo deja bajo cero, como el ambiente frío y nevado que describe la canción. Lo dicho, una joyita llena de encanto.

Feliz ola de frío. :)

Cooper: Steph (Guárdame un secreto, 2008)

lunes, 1 de diciembre de 2008

Una casa, una calle

FRANÇOISE HARDY: LA MAISON OÙ J'AI GRANDI

Ha vuelto el frío, con una intensidad que me llega a gustar, y con él saco del cajón otra vez mis discos en francés, mis canciones de pop invernal que no habían sonado desde el mes de julio.

Cuando Françoise Hardy es descubierta, con apenas 17 años cantando el famosísimo Tous les garçons et les filles, la mítica discográfica Vogue se apresura a crear una radiante estrella yeyé, aprovechando que la chica canta bien y es simplemente preciosa. Sus medidas y su dulce voz dan la vuelta al mundo pero, hélas, la joven Françoise tiene una personalidad propia que hace valer por encima de su timidez y se niega a entonar estribillos tontos y bailar el twist con sus larguísimas piernas. Resulta que la Hardy compone y no precisamente cancioncitas de amores adolescentes sino textos melancólicos y tristes que destilan unos sentimientos impropios de su edad y de alguien que en unos meses ha alcanzado la cima de la popularidad. De manera que impone ciertas exigencias a la discográfica (en 1967 acabará por crear su propio sello) y así surgen joyas que se diferencian abismalmente de lo que hacen sus contemporáneas.

En 1966 la Hardy ya ha grabado en casi todos los idiomas europeos, es un icono de la moda, ha participado en el Festival de San Remo y ha puesto un pie en el cine y en los Estados Unidos (the yeah yeah girl from Paris). Surgen entonces temazos maravillosos como el que hoy nos ocupa, La maison où j'ai grandi. En él la joven parisina (sólo tenía 22 años) mira con nostalgia a su pasado, a un supuesto pueblo en el que habría dejado a sus amigos para no volver y habría dejado en general, su infancia y su adolescencia. Cuando vuelve, ya de adulta, a ese lugar, no están ni la casa ni el árbol que la vieron crecer y se hace cierto su presentimiento: Quand j'ai quitté ce coin de mon enfance, je savais déjà que j'y laissais mon coeur (cuando dejé el rincón de mi infancia ya sabía que dejaba allí mi corazón).

Una post-adolescente canta con una sencilla melodía, sentimientos tan dolorosos, certeros y prematuros como la pérdida de los referentes de la infancia, que es la pérdida de los recuerdos y en fin, de una parte de la vida. Porque a veces una calle y un edificio contienen la esencia de nuestro ser.

Feliz lunes.



Quand je me tourne vers mes souvenirs
Cuando me vuelvo hacia mis recuerdos

Je revois la maison où j'ai grandi
veo de nuevo la casa en la que crecí,

Ils me reviennent des tas de choses
me vienen montones de cosas,

Je vois des roses dans un jardin
veo rosas en un jardín.

Là où vivaient des arbres, maintenant la ville est là
Allí donde vivían los árboles, ahora está la ciudad

Et la maison, les fleurs que j'aimais tant, n'existent plus
y la casa, las flores que tanto amaba, ya no existen.

Ils savaient rire tous mes amis
Todos mis amigos sabían reír,

Ils savaient si bien partager mes jeux
sabían compartir mis juegos tan bien.

Mais tout doit finir pourtant dans la vie
Pero en la vida todo debe terminar

Et j'ai dû partir les larmes aux yeux
y tuve que marcharme con lágrimas en los ojos.

Mes amis me demandaient pourquoi pleurer
Mis amigos me preguntaban por qué lloraba,

Découvrir le monde vaut mieux que rester
descubrir el mundo es mejor que quedarse.

Tu trouveras toutes les choses qu'ici on ne voit pas
Encontrarás todas las cosas que aquí no se ven,

Toute une ville qui s'endort la nuit dans la lumière
una ciudad entera que duerme por la noche sumida en luz.

Quand j'ai quitté ce coin de mon enfance
Cuando dejé aquel rincón de mi infancia

Je savais déjà que j'y laissais mon coeur
ya sabía que dejaba mi corazón.

Tous mes amis enviaient ma chance
Mis amigos envidiaban mi suerte

Mais moi je pense encore à leur bonheur
pero yo todavía pienso en su felicidad,

à l'insouciance, qui leur faisait rire
en la despreocupación que les hacía reír

Et il me semble que je m'entends leur dire
y me parece oirme diciéndoles

Je reviendrai un jour, un beau matin, parmi vos rires
"Volveré algún día, una bonita mañana, entre vuestras risas,

Oui, je prendrai un jour le premier train du souvenir
sí, algún día cogeré el primer tren del recuerdo".


Le temps a passé et me revoilà
El tiempo ha pasado y aquí estoy de nuevo

Cherchant en vain la maison que j'aimais
buscando en vano la casa que tanto amaba.

Où sont les pierres et où sont les roses
¿Dónde están las piedras y dónde están las rosas,

Toutes ces choses auxquelles je tenais?
todas las cosas que me importaban?

D'elles et de mes amis, plus une trace
De ellas y de mis amigos, ni rastro.

D'autres gens, d'autres maisons ont volé leur place
Otras gentes, otras casas han robado su lugar.

La où vivaient des arbres, maintenant la ville est là
Allí donde vivían los árboles está ahora la ciudad.

Et la maison, où est-elle, la maison où j'ai grandi?
¿Y dónde está la casa en la que crecí?

Je ne sais pas où est ma maison, la maison où j'ai grandi.
Ya no sé dónde está la casa en la que crecí.

Où est ma maison, qui sait où est la maison...
Dónde está mi casa, quién sabe dónde está...

viernes, 28 de noviembre de 2008

Cosas grandes y pequeñas

JULIE ANDREWS: MY FAVORITE THINGS
(Sonrisas y lágrimas, 1965)
MARLANGO: MY FAVORITE THINGS
(Campaña Navidad 2007 ECI)


Si esto no es un blog de cine, mucho menos aún lo es de literatura y sin embargo, quiero dar fe de dos noticias del mundo de las letras que me han llegado al corazoncito por motivos diversos. Dos apuntes y una canción alegre, porque si no me parece que va a ser imposible afrontar este fin de semana, y el lunes, y la semana...

JUAN MARSÉ. El escritor catalán Juan Marsé recibió ayer el Premio Cervantes de literatura, una especie de Nobel a la española, y yo estoy muy contenta porque este hombre, aunque tiene grandes bodrios, es el autor de una de mis novelas favoritas, Últimas tardes con Teresa. En las 2-3 páginas que abren la tercera parte del libro, Marsé hace un alegato crítico sobre los pijo-progres que podría perfectamente haberse escrito ayer y seguramente seguirá vigente durante décadas. Marsé es además un gran cinéfilo pero por encima de todo, este hombre es mi padre putativo en lo que a onomástica se refiere, y es que le debo mi nombre. Mamá Dumont preparaba oposiciones por estas fechas. Quien quiera saber más, que consulte su bibliografía. ;)

GLORIA FUERTES. Ayer se cumplían 10 años de la muerte de esta poeta (ella odiaba la palabra "poetisa") y yo periódicamente me acuerdo de ella. Todos nos hemos criado con sus obras infantiles (yo contento, tú contenta, qué bien me sale la cuenta) y nos hemos reído con la parodia de Martes y Trece. La Fuertes es nuestra infancia. Pero héte aquí que de adulta, de nuevo gracias a Mamá Dumont, descubrí a la Gloria también adulta, a la autora de poemas sencillos pero tristes, certeros, hirientes bajo una apariencia naïf. Desde sencillas declaraciones de amor (No hay salida, me estoy acostumbrando a tu saliva.) hasta alegatos contra el capitalismo, la avaricia o la vida moderna. Los textos adultos de Gloria destilan soledad y no puedo evitar estremecerme al pensar cómo sería "por dentro" una mujer capaz de escribir todos los días me suicido un poco y acto seguido, crear un poema lleno de color para los niños. Descúbranla, no se arrepentirán.

Aunque no es de mis favoritos, Isla ignorada expresa bastante bien lo que debió de ser la vida de esta interesantísima poeta, incomprendida, querida pero no amada, o al menos eso decía ella:

ISLA IGNORADA

Soy como esa isla que ignorada,
late acunada por árboles jugosos,
en el centro de un mar
que no me entiende,
rodeada de nada,
-sola sólo-.

Hay aves en mi isla relucientes,
y pintadas por ángeles pintores,
hay fieras que me miran dulcemente,
y venenosas flores.

Hay arroyos poetas
y voces interiores
de volcanes dormidos.

Quizá haya algún tesoro
muy dentro de mi entraña.
¡Quién sabe si yo tengo
diamante en mi montaña,
o tan sólo un pequeño
pedazo de carbón!

Los árboles del bosque de mi isla,
sois vosotros mis versos.
¡Qué bien sonáis a veces
si el gran músico viento
os toca cuando viene el mar que me rodea!

A esta isla que soy, si alguien llega,
que se encuentre con algo es mi deseo;
-manantiales de versos encendidos
y cascadas de paz es lo que tengo-.

Un nombre que me sube por el alma
y no quiere que llore mis secretos;
y soy tierra feliz -que tengo el arte
de ser dichosa y pobre al mismo tiempo-.

Para mí es un placer ser ignorada,
isla ignorada del océano eterno.

En el centro del mundo sin un libro
sé todo, porque vino un mensajero
y me dejó una cruz para la vida
-para la muerte me dejó un misterio.



Y para terminar, una canción llena de alegría, pelín cursi pero muy optimista, porque Gloria Fuertes nos enseñó a fijarnos en pequeñas cosas para sobrellevar la vida, My favorite things, de Sonrisas y lágrimas (1965). Ya saben, gatitos, flores, gotitas de lluvia... I simply remember my favorite things and then I don´t feel so bad. :)

Algo tendrá esta canción cuando Marlango decidió hacer una versión y aunque la Watling no sea santa de mi devoción, esto sonaba muy bien en las Navidades del año pasado (a pesar de ser la sintonía de ciertos grandes almacenes...). Y sé que a más de uno le gustará... ;)



Spot El Corte Inglés - Marlango

miércoles, 26 de noviembre de 2008

La balada de Lucía Jordá

MARIANNE FAITHFULL: THE BALLAD OF LUCY JORDAN
In a white suburban bedroom in a white suburban town


Una canción muy triste para un día gris, frío y lluvioso. El texto lo firma el prolífico escritor Shel Silverstein y la primera versión no es ésta, aunque sí es la más conocida. La historia de Lucy Jordan es la de un ama de casa que se levanta todos los días en un suburbio americano para cumplir con su rutina y a los 37 se hace a la idea de que nunca recorrerá París en un descapotable con la melena al viento, con lo cual se sienta a tararear una nana compulsivamente mientras el teléfono no deja de sonar. Una imagen muy cinematográfica. No siempre nos quedará París.

¿Y por qué ese final con risas nerviosas en la azotea de un edificio me recuerda tanto al de Perdimos el control de Nacho Vegas? Otro día iremos a juicio por guiños, homenajes y plagios varios. Hoy, déjense envolver por la voz vibrante y aguardentosa de esta mujer de ojos inmensos.

Marianne Faithfull: The ballad of Lucy Jordan
(Broken English, 1979)


lunes, 17 de noviembre de 2008

Los gordos también lloran

BILLY STEWART: A FAT BOY CAN CRY

Lo bueno de no tener ni puñetera idea de soul es que te acercas a él con los oídos por estrenar, te sorprendes con cada temazo que escuchas y nunca, nunca, se agotan las canciones. En mi pequeña recopilación personal de grandes himnos, tengo algunos grabados a fuego y siempre asociados a buenos momentos o recuerdos especiales.

Al no saber nada de nadie, lees la trayectoria de algunas grandes voces y siempre aprendes algo, como la historia de Billy Stewart, que pesaba más de cien kilos y arrastró siempre problemas de salud debido a su gordura, aunque falleció en un accidente de tráfico, a los 33 años. Parece ser que "Fat boy" Stewart dominaba una técnica que consistía en arrastrar las sílabas sobre una nota musical, lo que producía un personalísimo estilo a la hora de cantar.

En este tema, Stewart casi hace una autobiografía, recordando a todos los que piensan que los gorditos son felices, que un hombre gordo no es Santa Claus con una bolsa llena de juguetes. This fat boy can cry.

Maravíllense con esta joyita, perfecta para una soporífera mañana de lunes. :)


miércoles, 12 de noviembre de 2008

Preguntas sin respuesta

DUFFY: RAIN ON YOUR PARADE

Aquí van unas preguntas que me hago a mí misma sobre féminas cantantes:

¿Por qué Britney Spears está tan desprestigiada si tiene hitazos como Toxic?

¿Qué fue de Alyzée? ¿Y por qué Lolita era la única canción decente en un disco de quinta división?

¿No iba Amy Winehouse a lanzar su nueva canción al mismo tiempo que el tema Bond que le quitó Alicia Keys para Quantum of Solace? ¿Qué ha pasado?

¿Por qué es tan aburrido el disco de Duffy mientras Mercy es un temazo?

Acerca de esta última cuestión, resulta que la discográfica de Duffy va a lanzar el lunes una reedición de su lp Rockferry en la que, cómo no, incluirá extras, vídeos y temas inéditos. Desde hoy está disponible el vídeo del que previsiblemente será nuevo single, uno de esos inéditos que, no son tontos en la discográfica, está en la línea del Mercy. Brillante. No puedo decir más. La voz de esta jovencita galesa vuelve a sonar vibrante y potente como la que más, con un estilazo que la hace digna sucesora de las más grandes divas del sonido Motown y northern soul. Nada de baladones pestiños como el Warwick Avenue, aquí hay una canción super potente que lleva a algunos fans en internet a especular con la posibilidad de que hubiera sido el tema central de Quantum of Solace.

En cuanto a la estética del vídeo, se parece mucho al Mercy: Duffy en el centro de la imagen prácticamente estática (comentan que no sabe bailar a pesar de sus larguísimas piernas), rodeada de señores estupendos y muy ágiles que practican todo tipo de pasos y piruetas imposibles. Todo también muy northern. Genial. Fuckin' brilliant.

Aunque esto no responda a la pregunta, me hace pensar que alguien más se ha planteado lo mismo en la discográfica de esta revelación del soul.

Feliz mitad de semana.

Por motivos imagino que promocionales, no puedo colgar el vídeo así que aquí está el enlace del Youtube: http://www.youtube.com/watch?v=2n0kvTeDgtg

PD: Alyzée no me interesa ni lo más mínimo. Britney Spears, otro día. :)

martes, 11 de noviembre de 2008

Me, myself and I

LOS ENEMIGOS: QUÉ BIEN ME LO PASO
Me sé hacer de todo, de todo todito


Hay unas cuantas cuñas de radio que escucho a diario últimamente que me llaman la atención y ésta es una de ellas que, cómo no, me recuerda a una canción. Un poquito de humor para afrontar la semana.

Legañosa y medio dormida, por las mañanas frente al espejo oigo cómo dos coches chocan y uno de los conductores se preocupa por el accidente mientras el otro le quita importancia con insistencia. "¡Pero hombre! ¿Cómo que da igual?" Entonces una voz sentencia y da la clave para entender la situación: "Si tu vida sexual va bien, todo lo demás no importa". Toma ya. Ojos como platos con cierta mueca de incredulidad. En cualquier caso, ¿a alguien se le ocurre mejor manera para despertarse?

Como no se consuela el que no quiere, me viene a la cabeza ese canto al onanismo en forma de blues que firmaban los Enemigos hace nada más y nada menos que 20 años. Tuve la suerte de ver a Josele retomar este tema en la gira de su primer disco, una única vez, pero todos sonreímos al escucharlo. Ya se sabe, deshago la cama sin tu amor, me quito el pijama sin tu amor, qué bien me lo paso con mi almohada.

¿Qué se han creído los publicistas de radio? ;)


Los Enemigos: Qué bien me lo paso (Un tío cabal, 1988)



viernes, 7 de noviembre de 2008

Las cosas mañana irán mejor

JOAQUÍN SABINA: CABALLO DE CARTÓN
Tirso de Molina, Sol, Gran Vía, Tribunal


El primer contacto que tuve con Joaquín Sabina fue a través del doble lp en directo Sabina y Viceversa, en el que el de Úbeda repasaba su primera etapa discográfica, en un repertorio compuesto por temas que para mí hoy son prácticamente himnos. Todavía rezumaban sus textos urbanismo melancólico y ese sentimiento tan springstiniano de odiar esa ciudad fuera de la que uno se encuentra perdido. Madrid, el infierno y el paraíso, como rezaba la famosa canción cuidadosamente modificada para el concierto: cuando la muerte venga a visitarme, no me despiertes, déjame dormir, aquí he vivido, aquí quiero quedarme. El disco sonó incesantemente en el coche de mi padre y él nunca le perdonó esa bajada de pantalones ante el público madrileño, cuando los versos originales decían que me lleven al sur donde nací, aquí no queda sitio para nadie.

El tiempo pasa y Sabina se va convirtiendo en un icono de algo, de un tiempo perdido, de una mentalidad de ciudad que se va apoderando de mi alma... Y como sucede con el cine americano, vas por Madrid y la mirada observadora se detiene en lugares mencionados en las canciones de Joaquín.

De aquella época, me quedo con una canción que me sigue estremeciendo, por su sencillez y porque afortunadamente él ha decidido no retomarla en sus multitudinarios directos, desvirtuando su significado como ha sucedido con Princesa y otras de la época. Caballo de cartón habla de la rutina que millones de seres anónimos seguimos a diario: suena el despertador, te arrastras a meterte cafeína en vena y esperas que el agua de la ducha te despeje un poco, refunfuñas en el tráfico de la mañana, saludas a los compañeros, mientras tus manos archivan tu mente empieza a navegar, aguantas las bromas de siempre, el café, la comida, cuentas las horas de la tarde, el último sprint para las siete... De nuevo a refunfuñar y cuando llegas a casa en el mejor de los casos tienes algo que hacer y te engañas pensando que no todo es trabajar, o igual no hay nada para matar la tarde, y cae la noche y te preparas para dormir eligiendo qué pensamientos acariciar para que llegue Morfeo. Un día menos. Y de nuevo al día siguiente, cada mañana bostezas, amenazas al despertador y te levantas gruñendo cuando todavía duerme el sol....

Caballo de cartón habla de la redención del amor, de cómo entre la rutina gris y áspera, entre despertadores, paradas de metro, bufandas para combatir el frío y ordenadores, surgen diminutos rayos de luz reflejados en risas con amigos, caricias, viernes por la tarde liberadores. Siempre llega el fin de semana y siempre hay una mirada reconfortante. Me podrán robar tus días, tus noches no.

Y sobre todo, en Caballo de cartón nos encontramos a un Sabina sobrio (estilísticamente), como corresponde a un trovador urbano, con esa voz peculiar (Dylan tampoco canta bien) que todavía no se había consumido. Tanto en estudio como en directo, la leyenda todavía no le precede y deja que las canciones se antepongan a su personalidad de estrella. Como debe ser. Sin alardes de popularidad, sin chistes que no tienen gracia y con el talento que le corresponde, mayor de lo que muchos opinan y menor de lo que él pretende en los últimos tiempos.

Por un viernes que, quién sabe, para algunos sabe a lunes.
Por una promesa por fin cumplida.
Por el lunes que queda lejos en el horizonte y por la memoria de días mejores en los que sonaba este disco en directo de fondo.

Feliz viernes. :)

Joaquín Sabina: Caballo de cartón (Sabina y Viceversa, 1986)



Joaquín Sabina: Caballo de cartón (Ruleta Rusa, 1984)

martes, 4 de noviembre de 2008

Superar las seis octavas

LA CASA AZUL: LA NUEVA YMA SÚMAC
Necesito fulminar de raíz el dolor


Una breve nota luctuosa de actualidad: ha muerto Yma Súmac, el ruiseñor de los Andes. ¿Que quién es Yma Súmac? Era una mítica voz peruana, conocida por alcanzar las seis octavas y por poder cambiar de registro brillantemente en cuestión de segundos, sin apenas despeinarse. Una diva de los escenarios, descendiente de Atahualpa.

¿Que cómo sé yo todo esto? Pues lo sabía antes de leer las necrológicas, no se vayan a pensar, aunque confieso que sé de la existencia de esta mujer desde hace unos meses. ¿Que por qué la conozco? Curiosa que es una... La Casa Azul abre su flamante último trabajo con la canción La nueva Yma Súmac, un temita cuyos sonidos de videojuego iniciales siempre me hacían resistirme a escucharlo (¡llegué a pensar que era instrumental!), sumado al hecho de que, lo confieso, Yma Súmac me sonaba a manga, ejem... Pero héte aquí que la canción me cogió por sorpresa en un largo viaje estival y me encontré con uno de esos cantos de Guille Milkyway a la superación del dolor y la tristeza, uno de esos estribillos que te hacen cantar a grito pelado con ganas de saltar y reirte ante el pasmo del personal.

Pues eso, en una época de sueños permanentemente gris, nada me parece más apropiado que adoptar esta consigna, la de alguien que quiere aprender a volar hacia el sol y superar las seis octavas hasta llegar a ser la nueva Yma Súmac. Ni ella hubiera soñado un homenaje mejor. Somos poderosos, te lo juro, mi voz se proyecta al futuro. ;)

jueves, 30 de octubre de 2008

Himno generacional

PULP: COMMON PEOPLE
I said "pretend you got no money"


Vamos con un himno generacional para pasar la semana lo mejor posible, que por aquello de la lluvia y el cielo encapotado, parece que estemos en la fría Inglaterra. Hace más de una década, cuando todos éramos más jóvenes y buscábamos nuestra estética y empezábamos a quitarnos las hombreras y debutaban los Planetas, nos llegó un poco de refilón aquello del "brit-pop". No voy a entrar en este fenómeno, que nunca me ha terminado de apasionar, pero digamos que en aquellos días, nombres como Blur, Elastica, Suede, Oasis o la banda que nos ocupa hoy eran "guays".

Para mi sorpresa, leo que Pulp nace a finales de los 70, cuando Jarvis Cocker crea un grupo para rendir pleitesía a Bowie y en general al pop ambigüo. Su gran éxito llegaría en los 90 y en el 95 firman uno de sus hits más emblemáticos, si no el más, que es este Common People. Parece ser que Cocker se basó en una estudiante griega real, que viajó a Inglaterra para estudiar un curso de Bellas Artes y habría caído en las redes del inglesito, diciéndole aquello de I wanna live like common people. Un día escuché al propio Jarvis decir, en un documental sobre el brit-pop, que nunca entendió por qué esta canción se convirtió en un himno coreado por todos, cuando él quería denunciar la diferencia de clases. Ésta es la historia de una estudiante pija que quiere vivir como la gente vulgar y dormir con ellos (esto sería una licencia para la canción), pero nunca lo conseguirá, ya que con una llamada a papá solucionará gran parte de los problemas con los que la "gente vulgar" se encuentra a diario. Si quieren más información, Wikipedia le dedica una entrada a esta canción.

Estamos pues, ante un clásico y, al margen de toda la historia, hay que decir que este tema engancha, es hipnótico, invita a bailar, y la voz de Jarvis Cocker es terriblemente elegante y seductora.

Un día sonaba esta canción en un bar y un grupo de personas nos pusimos a cantarla, ante lo cual le dije a una amiga: "qué modernos somos", y ella contestó: "no, qué mayores somos". Observarán en el fantástico vídeo la carita de ángel que tenía el altísimo y elegantísimo Jarvis. El tiempo pasa para todos.

Vivan los 90. :)

Pulp: Common People
(Different Class, 1995)


lunes, 27 de octubre de 2008

Casi

NACHO VEGAS:
EL HOMBRE QUE CASI CONOCIÓ A MICHI PANERO


Los Panero son esa familia de intelectuales y poetas tan geniales como locos, y no es un término gratuito ya que Leopoldo María reside de manera permanente en el psiquiátrico de Mondragón y todos ellos han sido tan exquisitamente refinados y cultos como entregados a los excesos. Los interesados deben ver, si no lo han hecho ya, el crudo retrato cinematográfico que es El desencanto. Michi es el nombre con el que se conocía a José Moisés, el menor de los hermanos, poeta como el resto y como lo fueron su padre y su tío.

Era inevitable que una joven generación de escritores y músicos se viera atraída por la personalidad esquiva y maldita de estos intelectuales de clase alta, reivindicados en ocasiones por muchos que apenas han leído su obra. El caso es que Nacho Vegas, admirador de los Panero, concertó hace un tiempo una entrevista con Michi por medio de un amigo común y contaba los días para verlo. Pero cuando se acercó el momento, Nacho se vio vencido por su timidez y por el miedo ante un hombre con fama de agresivo y muy extraño, de manera que la cita se canceló. Michi murió en 2004 y el encuentro nunca se produjo, con lo que Nacho se autodenominó El hombre que casi conoció a Michi Panero y firmó uno de sus mejores temas, una confesión llena de cinismo e ironía en la que un viejo amoral y algo verde, llegado al final de sus días, espeta a sus congéneres: lo he pasado bien y casi conocí en una ocasión a Michi Panero, y es bastante más de lo que jamás soñaríais en mil vidas. Con quien sí se encontraría es con Leopoldo María y junto a Enrique Bunbury realizarían un pequeño documental que merece la pena que localicen en Youtube.

Esta canción se incluye en el que para mí es el mejor disco del asturiano, junto a Actos inexplicables, y nos presenta a un Nacho que se ríe de sí mismo y de todos, que nos anima incluso a bailar y dar palmadas al son de las guajettes, rompiendo la fama de soporífero que le cuelgan sus detractores. Un Nacho brillante y que destila sentido del humor, como ya se ve en la portada del single, sacada de la película El hombre con el brazo de oro.

Para mí, el hombre que casi conoció a Michi Panero es el hombre que no llegó nunca a nada, puesto que su mayor objetivo era conocer a un poeta maldito y ni siquiera pudo alcanzarlo. Es el hombre del "casi", es decir, una metáfora de la mediocridad. Cuando uno va a las comidas familiares y le llaman "comodín", por aquello de poder sentarle en cualquier lugar, se convierte en el gran desconocido, la persona del "casi". Nadie sabe de su vida, con quién duerme, con quién trabaja, a quién escucha, a quién vota, simplemente es aquel familiar con el que "casi" hablaron una vez, el que "casi" hizo algo digno de mención pero nunca llegó a nada.

Y sin embargo, el "comodín" llega un día a su casa, se enfunda un batín y lanza un discurso punzante y sin escrúpulos a los que "casi" le conocen pero en realidad no saben de él en absoluto. ¿Qué quereis de mí? ¿Es mi alma o es mi dinero? Si de uno carezco y la otra es una anomalía en esta vida.

Hacía "casi" un par de años que no escuchaba esta canción y ayer me asaltó, sumida en la oscuridad de la carretera que va de Madrid a Valencia. Como no quiero tomarme en serio, sigo los consejos del gran Nacho, me pongo el batín y os digo eso de fracasé una vez, fracasé diez mil y aun así alzo mi copa hacia el cielo en un brindis por el hombre de hoy y por lo bien que habita el mundo.

Feliz lunes.

Nacho Vegas: El hombre que casi conoció a Michi Panero
(Desaparezca aquí, 2005)




PD: que Nacho Vegas es un gran autor y un pésimo actor es algo sobre lo que no merece la pena entrar porque salta a la vista que tiene la expresividad de un calamar en su tinta... ;)

miércoles, 22 de octubre de 2008

Días de lluvia

FORTUNE TELLERS: SHE´S MY PRIDE

Por una próxima visita a la capital en la que nos deleitaremos con nuestro grupo sixtie favorito. ;)

Por los miles de buenos ratos que hemos pasado viéndolos en directo, comiendo paella, haciendo turismo...

Por el vozarrón de Sergio en directo, por sus trajes impecables y por Galita, the pride and joy de todos nosotros. :)

Por los días grises y el poco tiempo para explayarme más. Un temazo de los Fortune Tellers, los mejores sonidos mods desde Aluche.

Feliz ecuador de semana.

lunes, 20 de octubre de 2008

Black Monday

THE FOUR TOPS: REACH OUT (I´LL BE THERE)

Un poquito de soul para alegrarnos la semana, aunque sea teñida de negro, por motivos que ahora entenderán. Ha muerto Levi Stubbs, voz de los Four Tops, uno de los grupos más emblemáticos de la mítica Motown. La banda fue de lo más prolífica y entre otros muchos trallazos, firmaron en 1966 este clásico donde los haya, Reach out (I´ll be there), tan pegadizo y de sonido cristalino.

Leo que un miembro de Los Temptations habla de Stubbs como el "Frank Sinatra negro". También corre el rumor de que Phil Spector dijo que la banda era como un Dylan negro. No sé si decir tanto pero sí es cierto que su voz es inconfundible.

Y dejo para otro día la versión de mi adorado Bruno Lomas, que reconvirtió el tema en Es mejor dejarlo como está.

Feliz lunes.



Y aquí en directo, con esa emoción que siempre produce que los grandes canten sobre un escenario sus éxitos más comerciales y populares, por muy sobados que los tengamos. :)

jueves, 16 de octubre de 2008

Días grises

LOS FLECHAZOS: DÍAS GRISES
Días en los que es mejor no hablar con los demás


Leyendo a la competencia he recordado que más o menos por estas fechas se cumplen 10 años de la separación de Los Flechazos, la mítica banda mod de León, mi grupo favorito de pop con diferencia. En estos 10 años Alejandro ha formado Cooper y ha conseguido quitarnos un poquito el mono, pero no dejo de recordar con brillo tecnicolor en la mirada los directos en el Roxy, las fotos con ellos (amabilísimos) y el grito genial de un amigo a la bella Elena, ensimismada con su Farfisa en un concierto: ¡Elena, quiero recitarte a los clásicos!



Días grises fue uno de los últimos trabajos de Los Flechazos, un mini-lp con seis temas increíbles entre los que sobresale éste. Ya hemos hablado de días rojos, negros, pero están los días grises, esos en los que la angustia se adueña de ti sin avisar. Alejandro retrata con sencillez un estado de ánimo que concuerda con esta época, en la que me resisto a hablar tanto como suelo, porque disparo sin ton ni son. Porque la niña de cinco años que fui ayer se quedó sola y porque a mi alrededor van a cambiar muchas cosas. En principio para mal, pero con suerte para bien. Puede que sea mejor meterse en un rincón a esperar que la tormenta pase y salga el sol.

Y porque Días grises fue nombre y sintonía de un programa musical de breve pero intensa andadura. "Les ponemos canciones ya olvidadas de artistas de actualidad". Good old times... :)

Los Flechazos: Días grises
(Días grises, 1996)



Si alguien quiere hacerse con el disco completo:
http://chispamp3.blogspot.com/2007/08/los-flechazos-dias-grises-1996.html

miércoles, 15 de octubre de 2008

Hilo musical

JOHN WAITE: MISSING YOU

El hilo musical... ese invento ya prácticamente desterrado de los hogares (en el mío sobrevivían los altavoces y los mandé quitar, no sin cierta mirada de ternura) y que suena a otros tiempos, aunque en comercios y algunas empresas sigue funcionando. Siempre me he preguntado quién está detrás de ese misterioso DJ de continuidad, si pagan a alguien para seleccionar millones de temas y programarlos, yo quiero ese trabajo.

El hilo musical es el símbolo de la rutina y los días anodinos. Es esa música que suena sin que uno apenas se dé cuenta y son las canciones que nadie ha seleccionado, temas que se dejan escuchar sin razón de ser. Es como el ruido del servidor o del aire acondicionado, no reparas en él hasta que desaparece. A modo de metáfora, en esta época soporífera de astenia otoñal que atravieso, mi empresa nos ha obligado a conectar en el departamento el hilo musical, más que nada porque en caso de incendio o bomba corríamos el riesgo de no escuchar el aviso y perecer en plan suicidio de Waco, impertérritos tras el ordenador. Qué bien. Ahora tengo tedio rutinario e hilo musical.

Centrémonos. Estaba yo hoy estirada con el pie en manos de una profesional que me hacía ver las estrellas y, cómo no, sonaba el hilo musical. En unos minutos he reescuchado un par de nombres nacionales que creía desaparecidos y me he reencontrado con esta canción, pasto indiscutible de esas emisoras que "crean ambiente", con locutores que intervienen cada 2 o 3 canciones. Sin darnos cuenta, seguro que todos hemos escuchado este tema millones de veces y sin embargo, lo confieso, es uno de esos hits insufriblemente ochenteros que me encantan. Si miro un poco más atrás en mi memoria, recuerdo que lo conocí por la versión que hacía La Trampa, uno de tantos mediocres grupos españoles que han vuelto hace poco a la carga, y la verdad, me pregunto qué puede llevar a alguien a rememorar la canción de John Waite, que ni es himno ni era excesivamente conocida en España hasta que fue incluida en el repertorio de las mencionadas emisoras (por cierto, la versión radiofónica del hilo musical).

He buscado algo sobre Waite y he descubierto que es un británico de Lancaster y que actualmente reside en California, probablemente viviendo de las rentas de Missing you, que fue número 1 en el 84. Pero volviendo a mi referente personal, La Trampa me trae recuerdos de un verano del 89, de mi primer radiocassette de doble pletina y de horas y días enteros grabando cintas de aquel género denominado "Canciones de la radio". Sonaban entonces Los Nikis, La Unión, Los Inhumanos y se bailaba la lambada. La Trampa debutaba con Te echo de menos y La Guardia triunfaba con Mil calles llevan hacia ti. Ambos grupos vendieron miles de discos y yo nunca pude evitar pensar que sus cantantes eran el dúo más feo que poblaba el planeta por aquella época. Creo que hoy ambas formaciones recorren el país con giras nostálgicas abarrotadas de treintañeros. Bien por ellos. Algún día nos detendremos en aquellos pequeños grupos que, sin ser míticos ni excesivamente talentosos, permanecen en nuestro corazón protegidos por la nostalgia.

De momento, aquí tienen el tema de John Waite y una actuación reciente de La Trampa. En estudio su versión era totalmente clónica con respecto a la original.




domingo, 12 de octubre de 2008

Joan de Paus

BRUNO LOMAS: LO QUE A TI TE FALTA
Tu vida pronto cambiará


Hoy estoy muy cansada. Agotada. Resacosa. Dolorida en algunas extremidades de mi cuerpo. Así que no voy a hablar de Bruno Lomas, que merece un espacio en profundidad, pero sucintamente les contaré que ayer volvió a ser "una de esas noches" en las que hubo risas, lluvia (cómo no), chistes, pasos de baile, temazos, peticiones al dj, gintonics, miradas, conversaciones estrafalarias. Se cumplieron todas las expectativas y previamente al concurso de baile sobre la pista de parquet, el rebautizado La edad del moro nos volvió a deparar una excelente warm up.

Sonó el Amor amargo, sonaron los Salvajes, los Bravos y los Canarios (el "súbete a mis rodillas" según Carles Francino, ejem), el dj nos coló por la delantera un remix horrible de Dirty Dancing, sonaron Amy y Duffy, hubo rock and roll y twist, Do you love me (watch me now!), las Ronnettes... Volvimos a ver sonreir a nuestro Joan de Paus particular y bailamos, giramos sobre la punta de nuestros talones, ensayamos posturas alocadas...

Y entre tanta diversión, sóno esta versión brutal e increíble del Little green bag de George Baker, en la voz, cómo no, de Bruno Lomas. La original se la habrán oído a Tarantino en la época de Pulp Fiction. La de Emilio Baldoví (aka Bruno Lumas), aquí la tienen y si les gusta, bajo el reproductor hay un enlace para bajarla. Los tiempos avanzan. Aunque sea a pasitos de zapatos de baile.

Feliz domingo de resaca. ;)



http://www.divshare.com/download/2661079-5ee

miércoles, 8 de octubre de 2008

Deslizad, deslizad, malditos

SHELLY Y NUEVA GENERACIÓN: NO PUEDO OLVIDARTE CHICO

Quería hacer un homenaje a la lluvia que nos acecha, con eso de llueve, es evidente que llueve, no le des más vueltas, llueve que cantaba Un pingüino en mi ascensor, pero no he localizado la canción así que vamos con otros asuntos. En honor a mi flequillo (que cada vez se deja domar más) y al evento que nos aguarda el sábado, vamos con un poco de soul, teñido de yeyé, con una estética alucinante.

A Shelly la conocía por Vestido azul pero nunca la había visto físicamente y héte aquí que el amigo Youtube nos aporta un excelente vídeo de esta mujer de voz impresionante y carisma arrollador. Una actuación del 69 en TVE. No pierdan detalle de la melena, del vestido, de los pasos de baile, de la banda (¡y ese teclista tan tan parecido a Papá Dumont que hasta yo misma me he asustado!). Como decía, unas cualidades vocales muy dotadas para el soul, lástima que su nombre no suene tanto como el de otras féminas de la época.

Un toque de energía nostálgica para los días libres y el chaparrón que se avecinan. Si miran fijamente sus pies, podrán intuir cómo se deslizarán los nuestros el sábado por la noche. ;)


lunes, 6 de octubre de 2008

A la pista

FRANKIE VALLI & THE FOUR SEASONS: BEGGIN´

Ya saben que los lunes no dan para mucho y menos en esta etapa de astenia y aburrimiento perpetuos. Así que nos dedicaremos a nuestra actividad favorita, que es preparar el próximo fin de semana, aunque no hagamos nada especial pero siempre reconforta pensar que no va a sonar el despertador, que vas a dormitar viendo el telefilme de las 15.30, que saldrás a ver qué se cuece por la noche... Y resulta que este finde hay planazo, de estos que llevan meses gestándose: nos vamos otra vez de dance competition a reírnos, a escuchar buena música y hacer un poco el pato en la pista. Así que estamos ya planchando vestidos y flequillos, sacando brillo a los zapatos y por supuesto, ensayando pasos frente al espejo...

Y qué mejor que hacerlo con un temazo, remezclado, versioneado (los negros ¡noruegos! Madcon hicieron un buen trabajo pero prefiero a Valli) pero siempre genial. Con Beggin es fácil sorprenderse a uno mismo deslizando por el pasillo de casa o dando palmadas sobre el volante, esperando en el semáforo de todas las mañanas. No en vano, esto ha sonado en televisión infinidad de ocasiones y hace poco lo detecté en un desfile de la pasarela Cibeles. Casi ná.

Valli firmó varios hits de northern soul, acompañado de los Four Seasons y en solitario, como el mítico You´re ready now. Vinculado a la Motown ocasionalmente, su carrera está llena de números 1 y como curiosidad, ya en los 70, cantó el tema Grease, que suena en los títulos de crédito iniciales de la peli, esos que presentan a los personajes en dibujos animados.

Aquí tienen un vídeo que, aunque en cuanto a estética se aleja radicalmente de nuestra cita del sábado, siempre puede ser fuente de ideas para bailar. ¡Y me encanta el DJ gafotas y patilludo!

Feliz lunes. ;)

PD: Me encanta recibir sus emails sobre las canciones en privado pero anímense a hacerlos públicos en forma de comentario, para que esto no parezca un monólogo. :)

jueves, 2 de octubre de 2008

Recuerdos en una pantalla

SERRAT: LOS FANTASMAS DEL ROXY
Películas de ésas que tú detestas y me chiflan a mí


Hablábamos no hace mucho de los recuerdos y prometí contar una pequeña historia, un mini-momento muy triste, que en parte ya desvelé y que dio juego para unos cuantos comentarios. Caminaba yo no hace mucho por el centro de mi ciudad (exiliada como estoy en los suburbios por motivos laborales, cuando voy por las zonas comerciales de siempre, encuentro novedades y cambios de todo tipo) y, como ya dije, me quedé petrificada al ver un Zara gigantesco donde durante años se levantó uno de los cines más característicos de esta urbe. Zas, toma bofetada de Amancio Ortega, una patadita en el culo que me sonó a "va, nena, ¿quieres seguir andando? ¿qué miras? ¡que no tenemos todo el día!", como si la vida moderna me empujara a codazos sin darme tiempo ni a enrabietarme.

Hace unos meses fui al pueblo playero en el que he pasado los mejores años de mi vida y me quedé paralizada, con un nudo en la garganta, mirando las ruinas de lo que fue hasta hace nada un cine de verano. Cutre, caro e incómodo pero creo que allí vi el 50% de las películas que guardo en mi memoria. ¿Recuerdan cuando arde el cine en Cinema Paradiso? Yo siempre lloro en esa escena (por cierto, vi por primera vez esa peli en el cine de verano, una noche con mis padres y amigos de ellos, con bocatas y mucha felicidad en el ambiente) y no miento si les digo que, frente a aquellos escombros sobre los que, cómo no, se van a edificar torres de apartamentos, noté cómo dos lagrimones me rodaban por las mejillas. He tomado la decisión de no volver a ese lugar. Porque la vida moderna puede ser una señora histérica que no me deja pararme a reflexionar pero al menos, no me puede obligar a elegir a dónde debo dirigir mis pasos. Ojos que no ven...

El caso es que por cada cine que he visto desaparecer, siento una punzada de dolor en una parte de mi cuerpo o de mi alma, si quieren. Cinéfilos como hemos sido siempre los Dumont, no quiero ni pensar lo que diría mi padre si supiera que se han cargado casi un decena de cines, no quiero ni sacar la cuenta exacta. En fin, como también hemos sido siempre bastante socarrones, cuando pienso en estos asuntos siempre me viene a la memoria una preciosa canción de Serrat que precisamente me descubrió mi padre, porque aunaba dos de sus pasiones: el cine y la música del noi del Poble Sec.

Los fantasmas del Roxy hace referencia a un viejo cine barcelonés (un cine de reestreno preferente que iluminaba la plaza Lesseps) sobre el que se construye un banco. Todo parece ir bien hasta que los clientes y el personal se empiezan a cruzar en su día a día con Rita Hayworth, Clark Gable o Fred Astaire y Ginger Rogers. Son los fantasmas del Roxy, que no descansan en paz. A ritmo de swing, Serrat canta a la nostalgia de la memoria que, inevitablemente, se mueve a ritmo de fotogramas. Además, homenajea a una serie de salas ya desaparecidas. Si Woody Allen escuchara este tema, tamborilearía el ritmo con los dedos sonriendo y no digamos ya Terenci Moix, a quien echo muchísimo de menos, cada año más. A mí desde luego, se me humedecen los ojillos al volver a escuchar esta joya.

Hace poco pillé de casualidad y, cómo no, de madrugada, una peli de Fred y Ginger en la tele (Carefree, traducida como Amanda) y sentí por unos instantes que en lugar de estar en mi salita, estaba en uno de esos gigantescos cines con arañas de cristal, en cuyas butacas los espectadores emprendían viajes maravillosos hacia mundos inexistentes. Y quise bailar, traté de zapatear torpemente e intenté imaginarme cómo estaría yo con uno de esos trajes de lamé y plumas...

Al día siguiente salí a la calle y vi un Zara de tamaño industrial en la calle Ruzafa y noté un golpecito sobre mi hombro. Escuché que una señora con cara de llamarse Realidad me decía al oído "sigue caminando, ¿pero qué te habías creído?". Y lo único que pude hacer fue sonreír tímidamente y decirle: "Perdone usted, por un momento creí ver a Paul Newman saliendo de aquel probador. Buenos días."

;)

J. MANUEL SERRAT: LOS FANTASMAS DEL ROXY (1989)



miércoles, 1 de octubre de 2008

Para ganar un concurso (II)

SESIÓN MP3

Queridos feonautas:

Considero que ayer les suministré una valiosa información para hacerse acreedores del premio del Carrusel Deportivo, otra cosa es que no la utilizaran, eso ya es cuestión suya. Pero, y juro que esto ha sido una carambola de mi destino, hoy me permito pedirles un favor a cambio de mi generosidad que, como todo en esta vida, no es en absoluto desinteresada.

Observarán ustedes que en la parte derecha de la pantalla han surgido dos simpáticos botones. Impulsada por un buen amigo (que me dice que a su vez actúa llevado por el clamor popular, ejem) me he permitido participar en dos concursos blogueros con intención de salir de la nada para alcanzar las más elevadas cotas de la miseria, que diría otro buen colega mío. Francamente, no sé muy bien cómo se gana pero allá vamos. Intuyo que en uno de ellos pueden votar libremente y en el otro sólo pueden votar si son ustedes de la competencia, o sea, si tienen un blog.

El único inconveniente es el aburrido trámite de hacerse usuario y para aligerarlo, mi buen amigo mp3 y yo hemos decidido regalarles cancioncillas que les harán más amenos los pasos que deben seguir. Las sugerencias que copio a continuación han sido seleccionadas al azar ante notario. A saber:

BÚSQUEDA DE LA WEB
Rolling Stones: She´s a rainbow.
Canción de anuncio, muy muy recomendable y para mí, profana en temas rollingstonianos, entre mis 5 favoritas.



LOCALIZACIÓN DEL FORMULARIO DE REGISTRO
Shelly y la Nueva Generación: Vestido azul.
Ritmo trepidante y voz soulera increíble en este clásico de nuestro yeyé. Para que se vayan animando, vestido azul del color que tiene el mar.

NOMBRE Y APELLIDOS
Los Summers: La chica de cada verano...
...eres tú.
¿Quién no iba cada año a la playa esperando reecontrarse con su amor estival? Pues eso, con nombre y apellidos.

CORREO ELECTRÓNICO
Kula Shaker: Hush.
Vamos con más anuncios. Excelente versión del clásico de Deep Purple y probablemente lo más destacado, desde mi humilde punto de vista, de esta banda que nunca me llegó a convencer. Psicodelia y órganos.



POLÍTICA DE PRIVACIDAD
Raphael: Si un amor se va.
Ya no queda mucho, ¿a que no se les ha hecho tan largo? Acabamos con el genio de Linares: Si un amor se va piensa, y con razón, que otro llegará a tu corazón. Ya saben, queda decir ACEPTO o NO ACEPTO. ;)



Cumplan con sus obligaciones y voten. Y no me vengan con que registrarse es un rollo. Favor por favor.


Suya siempre,

M. Dumont

martes, 30 de septiembre de 2008

Para ganar un concurso

KAISER CHIEFS: EVERYDAY I LOVE YOU LESS AND LESS
You´re turning into something I detest


Queridos feonautas:

Esta tarde hay Carrusel Deportivo por la Champions en la SER. Cuando oigan esta canción sabrán que hay un concurso y todo lo que tienen que hacer para participar en él es enviar un sms explicando de dónde procede el nombre del grupo que la canta. Bien, son los Kaiser Chiefs, británicos de Leeds, y deben su nombre a un equipo de fútbol de la Liga sudafricana, tan sencillo como eso. Por lo visto en el equipo militaba el defensa del Leeds United. Lo primero lo he dicho de memoria, lo juro; lo segundo me lo ha chivado Wikipedia.

El premio es un viaje para dos personas a Leeds, a ver un partido del Leeds United, of course. Además, si se hacen con este disco se encontrarán con un puñado de canciones muy directas, divertidas y pelín hooligans, es decir, descerebradas, aceleradas, con un punto machista (no hay más que oir eso de it makes me sick to think of you undressed) y muy gamberras. Imposible no bailar y tararear este Everyday I love you less and less que fue su primer single y el hit que les dio a conocer. Prueben, se les meterá en la cabeza sin remedio.

Decían los Kaiser Chiefs la semana pasada en una entrevista: "Sin Franz Ferdinand no estaríamos aquí". Nada más cierto, aunque a estos les falta el puntito fashion y cool de la banda de Alex Kapranos. Por cierto, ambos grupos van a lanzar en breve su tercer trabajo. A ambos los he visto en directo y puedo certificar que merecen la pena. Mucho.

Si ganan, doy por hecho que me invitarán al viaje. :)


Suya afectísima,

M. Dumont


Kaiser Chiefs: Everyday I love you less and less
(Employment, 2005)


lunes, 29 de septiembre de 2008

Un poquito de heartache

BONNIE TYLER: IT´S A HEARTACHE
Hits you when it´s too late


Se cumplieron las previsiones: fuimos de boda, nos reimos (un poco), llovió (bastante), nos mojamos (un poco), les vimos casar, bebimos (muy poco) y nos fuimos. Una boda más o una boda menos. Como prefieran.

Y mira que, pasada la treintena, he visto suficientes bodas como para no sorprenderme con la elección de las canciones en los momentos cumbre, a saber, la entrada de los novios en el banquete y el dichoso vals. Así sin pensar mucho, recuerdo cosas convencionales como Sinatra o Sabina, temas más rebuscados como la banda sonora de Todo sobre mi madre o una divertida excentricidad protagonizada por mi prima, que abrió el baile con You never can tell, la canción del bailecito de Pulp Fiction (y lo abrieron bailando a lo John Travolta y Uma Thurman, faltaría más). El caso es que el sábado me sorprendí con el tema que sonó a la entrada de los novios, nunca me lo habría esperado de ellos y jamás lo habría incluído en mi selección (sí, qué pasa, lo confieso, he pensado alguna vez en las canciones que sonarían en mi boda jaja). Y sin embargo, es una de mis all time favorite songs, una preciosa canción que ha sonado durante años en la mansión Dumont y que en familia era entonada como its a joli.

Bonnie Tyler, la rockera rubia que tan bien me lo ha hecho pasar... la galesa madura (¿y por qué siempre pensé que era americana?) que sin saberlo protagonizó un rumor de mi cosecha, cuando dijimos que actuaría en el Escenario Verde de Benicàssim.

Durante todo el domingo me bailó en la cabeza el It´s a heartache, como melodía de fondo de un montón de pensamientos melancólicos: los años que habían pasado en las miradas de los que compartíamos mesa, los recuerdos de felicidad compartida que cada vez me parecen más lejanos, las cosas que se han roto para siempre, lo que fue y nunca volverá a ser, los distintos derroteros que han tomado las vidas de cada uno y la tristeza de no saber cuándo nos volveremos a ver. Probablemente son efluvios de días rojos. O no.

viernes, 26 de septiembre de 2008

Puedes besar a la novia

ASTRUD: LA BODA
Va a haber que reconocer que todo esto se acaba


Pues sí, nos vamos de boda, con los tacones, los tirantitos, la amenaza de lluvia (me encanta), la barra libre, el vals, el "viva los novios" y demás parafernalia. Como nunca he sido muy amante de las bodas, no por su significado sino más bien por la celebración/espectáculo en sí, intento tomármelo con humor y siempre me viene a la cabeza el "¡no os caséis! ¡no os caséis!" de Astrud, con ese inicio tan petardo y rompepistas...

Astrud no es uno de mis grupos preferidos, tienen canciones que me encantan y otras que no me molesto en escuchar porque me aburren pero creo que es indudable que se trata de uno de los grupos más inteligentes y divertidos del momento. Sus conciertos son muy potentes y allí me lo he pasado siempre pipa, para qué negarlo. Este La boda es ese sentimiento de grupo de amigos que intentan advertir a tiempo a la pareja... cargado de humor e ironía.

Un poquito de gay pop para afrontar las lluvias torrenciales y alegrar el viernes.

Feliz fin de semana. :)

Astrud: La boda (Gran fuerza, 2002)



Y aquí un poquito de directo para que vean que Astrud cumplen sobradamente sobre un escenario:

miércoles, 24 de septiembre de 2008

Adiós a Pedro Masó

KARINA: IGUAL QUE HOY

Abrimos hoy una sección llena de caspa y cariño que podríamos llamar "Hay que ver Cine de Barrio... a veces" y es que ayer fallecía el director, productor y guionista Pedro Masó y cuando reviso su filmografía me encuentro con títulos como Las chicas de la Cruz Roja, Sor Citroen, El turismo es un gran invento, La gran familia, El día de los enamorados, Los chicos de Preu o Atraco a las tres.

Y no, no vamos a hablar de él ni entrar en las películas porque no, esto no es un blog de cine, pero no puedo pasar por alto que en muchas de ellas hay fantásticos temas de yeyé, como en Chicos de Preu en la que ya la cabecera es una delicia (qué pasa, yo tengo este cartel en mi casa, si no les enternece eso de "a los 17 años todo es importante, es que no tienen corazón). Entre la pandilla de protagonistas está Karina, que es la estudiante rebelde, y para hacerse una idea, vean este vídeo en el que la rubia (que nunca ha sido santa de mi devoción, un poco palurdita, pero tiene buenos momentos) se marca un twist desenfrenado, rodeada de una banda que es un claro homenaje al Sergeant Pepper´s.



O si no, vean el inicio de Sor Citroen, con ese adictivo daba daba que ha dado lugar a un proyecto (descarguen cientos de dabadabas en www.dabadaba.com) y que en una ocasión me tuvo toda la tarde cantando en la oficina. Cuando una compañera me llamó la atención, le dije "me ha dado un ataque de daba daba".



Por otra parte, yo siempre digo (con esa seguridad que da decir cosas absurdas) que hay que ver Atraco a las tres al menos una vez al año. Y aquí nos ponemos serios porque ésta es una película tan cómica como amarga y desesperanzadora. La historia de los grises y mediocres empleadillos de un banco que planean un atraco, soñando con comprar un coche, un abrigo de visón... Eran otros tiempos pero el retrato de la España más deprimida es magistral, al contrario que aquella secuela también de Masó, Atraco a las tres y media.

Vean aquí una escena de la película que no me resisto a compartir ya que, aunque no es significativa, veo en ella de nuevo un homenaje inequívoco, esta vez al Jack Lemmon de El apartamento (¡ese bailecito!) con nuestro equivalente autóctono que, of course, es José Luis López Vázquez.

Y si tienen mucho más tiempo, pego también una entrevista con Pedro Masó (está en los extras del dvd) explicando cómo surgió la película, de la que él es guionista. Entenderán a este cineasta, padre de nueve hijos, que trabajó para comer y se manifestaba así en las entrevistas: "Mucha gente dice que le gusta ese cine intelectual por quedar bien, pero en el fondo les aburre horriblemente." Qué gran verdad.



domingo, 21 de septiembre de 2008

Un mini-momento

LOS ENEMIGOS: ENTONCES DUERME
Quiero que sueñes conmigo


(Dedicado a Ámbar, co-protagonista de la historia) ;)

En la vida hay momentos, momentazos, momentos inolvidables, días anodinos y entre muchas otras variantes, hay mini-momentos. Son instantes, breves lapsos de tiempo, en los que sucede "algo" que sólo el ojo observador capta, la mente que está predispuesta a visionar fugaces cortometrajes en cualquier momento. Y cuando eso ocurre, uno sonríe con satisfacción, sintiéndose cómplice de sí mismo. Las canciones ayudan mucho a que esto suceda.

Hace tiempo que quería hablar de la canción que encabeza este absurdo rincón para las reflexiones pero nunca pensé que se daría la ocasión como se dio, sin ir más lejos este verano. Hoy, domingo de cielo encapotado, creo que primer día de otoño, es la fecha apropiada para compartir este mini-momento que permanecerá grabado en mi memoria.

Domingo 10 de agosto, en un pueblo de veraneo de una ciudad costera, mediterránea para ser más exactos. Edificios enormes de apartamentos construidos entre los 60 y los 70, un paseo raquítico que quiere invitar al ocio, gentes que van y vienen con bártulos de la playa, niños correteando y terrazas de bares tirando a cutres frente a un puerto náutico que pretende ser más grande de lo que es en realidad. Motos acuáticas y barcas aparcadas mientras empieza a correr la brisa y el sol va desapareciendo. Turismo de playa en su máxima expresión.


Dos mujeres están sentadas frente al puertecillo, charlando de cosas intrascendentes con una cerveza entre las manos. De repente, de aquel bar que parece un chiringuito de obra salen unas notas y empieza a escucharse esta canción, para deleite de una de ellas que primero dice "no, no puede ser" y enseguida empieza a sonreír con un brillo especial en la mirada. Y sí, es la voz de Dios, es decir, de Josele Santiago, entonando el clásico de Rosendo grabado para el disco-tributo al de Carabanchel. Cuando va a pagar descubre que el antro no es lo que parecía y en su barra se acodan un montón de viejos rockeros, de esos que nunca mueren, que cantan felices la canción. Sus voces atronan a los veraneantes.

Ella paga las cervezas y sonríe, y todos la miran igualmente sonrientes, entendiendo la extraña comunión que se acaba de producir. Y cruza su frente alguna buena canción.

"Éso" es un mini-momento. :)

Los Enemigos: Entonces duerme
(Agradecidos...Rosendo, 1997)




PD: Josele Santiago publica mañana su tercer lp en solitario, Loco encontrao

Feliz domingo. :)

viernes, 19 de septiembre de 2008

Samba de infancia

AURORA MIRANDA: OS QUINDINS DE YAYA
(De la película Los tres caballeros)


Ya, ya sé que esto no es un blog de cine. Por eso traigo una película con canciones y porque es fin de semana y hay que bailar un poco y porque esto es una pequeña joya de la animación en tecnicolor. O al menos a mí me trae recuerdos de infancia y con eso me basta.

Mi padre solía decir "¡qué haría Disney hoy en día con los ordenadores!", antes, lógicamente, del resurgir de la factoría y de que se aplicaran las más modernas tecnologías a los dibujos animados. Aún así, yo creo que nunca han vuelto a ser lo mismo, ya sea porque el efecto en pantalla es distinto, ya sea porque perdimos el impagable doblaje hecho en Sudamérica. O quizás es que recuerdo la etapa Disney inicial con el calor que da la memoria de los tiempos felices. El caso es que, mucho antes de que aparecieran "los ordenadores", el señor Disney ya hacía películas en las que juntaba a actores reales con ilustraciones y Los tres caballeros es uno de los primeros exponentes.

Esta peli es rara, donde las haya, y ha suscitado todo tipo de críticas. El público no la apoyó en su día, como tampoco apoyó Alicia en el país de las maravillas, los dos fiascos Disney que son mis favoritas por encima de todas y con diferencia. En Los tres caballeros se juntan varias cosas. En primer lugar, no hay una historia, sino una estructura por episodios, con la excusa argumental de que Donald recibe un regalo de sus parientes hispanos. Así, se van sucediendo cortometrajes con mayor o menor gracia, números musicales y mini-documentales, sobre pájaros exóticos, México... Pero no hay, digamos, unos personajes que participen en una trama y eso, de entrada, sorprende. Luego está el hecho de que la película sea un canto de hermanamiento con otras culturas, algo que para los americanos-yankees debió de ser surreal, pasando el límite del exotismo en cartón-piedra que tanto les gustaba en aquella época (estamos en el año 45, los tiempos de Dorothy Lamour, Maria Montez, Sabú y demás personajes a medio camino entre lo exótico y lo ridículo).

Los tres caballeros son el loro José Carioca (de Brasil), el gallo Panchito (de México) y el pato Donald, que cuando se juntan protagonizan un número que ha sido retomado en varias ocasiones, incluso por Bing Crosby, aquello de somos los tres carros, los tres caballeros y nadie es igual a nosotrooooooooos.... Crosby la cantó en inglés, of course, pero yo me sé de memoria las canciones de esta peli en español, qué le vamos a hacer.

Yo debía de tener unos 7 años cuando estuve en la cama con fiebre varios días sin ir al colegio y mi padre me alquiló esta película (¡en beta!). Me alucinó tanto que pidió a un amigo que tenía dos videos (la bomba en aquel momento) que me hiciera una copia, que por cierto todavía conservo y vi hace un año en el mismo vídeo beta que mandé arreglar. La habré visto... ¿20 veces? No lo sé pero recuerdo que el número de Brasil, Os quindins de Yaya (los pasteles de Yaya) me parecía siempre algo mágico y fascinante. En él Donald y Carioca bailan con actores reales y la protagonista es Aurora Miranda, hermana de la famosa Carmen, que recomendó a su hermana menor para este papel. Aurora era una excelente cantante profesional que grabó varios discos pero se retiró para hacer vida familiar y, qué cosas, murió hace casi tres años, el día de mi cumpleaños.

Hace unos meses me compré el DVD de la peli y ahora me he bajado la banda sonora, de manera que Os quindins de Yaya ha vuelto a sonar en mi casa (aunque la voz de Aurora Miranda no está en la grabación), no la escuchaba desde que era una cría. Al ver de nuevo la película, he vuelto a quedarme pegada a la pantalla, alucinando con que Aurora Miranda camine junto a Donald y Carioca en una calle de dibujos animados. Como cuando era un renacuajo, sigo preguntándome qué pasa cuando el libro se cierra con todos esos bailarines dentro.

Y me he alegrado mucho al comprobar que mi capacidad de sorpresa sigue siendo la de una niña de siete años, intacta como cuando vi Los tres caballeros por primera vez. Probablemente si pregunto o busco en Google encontraré cientos de sesudas explicaciones acerca de los trucos que hacen esto posible pero ¿a quién le importa?

Feliz fin de semana. :)